viernes, 15 de enero de 2010

POESIAS A LA TERCERA EDAD

1ª POESIA A LA TERCERA EDAD
Era un hombre jubilado que perdió a su compañera y se tuvo que marchar con los hijos y las nueras.
Se reune la familia porque no habia interes, se ponen todos deacuerdo tener al viejo por meses.
El porque no habia interes por muchas cosas que pasan, por que se les entrega en vida tierras dinero y casas.
Se va a casa del mayor, que le toco el primer mes y el veia malas caras a la hora de comer.
Un dia despues de comer el hijo, no se retiene y le dice – come mucho y eso a usted bo le conviene.
Ya se le termina el mes solo quedaba un dia y ya veia otras caras de sonrisas y alegria.
Se va con el otro hijo, pensativo y sin consuelo, y hasta las vecinas salen diciendo ¡Viene el abuelo!
Al recibirme la nuera con tristes y serios modos ¡mírale que salud tiene este nos entierra a todos!
A si va pasando el tiempo con tristeza soledad y el pobre viejo camina sin saber donde va.
Cuidar de nuestros mayores con atencion y cariño sincero y nunca dejeis en olvido este cuento del abuelo.

2ª POESIA A LA TERCERA EDAD
Que pena llegar a viejo sin tener que nos comprenda, los hijos ya no nos quieren, los nietos ya nos desprecian.
Con nuestras piernas arrastra y una terrible ceguera caminamos paso a paso arrastrando las caderas.
Yo pido a dios de los cielos haber si de mi se acuerda, porque ya no puedo mas con esta horrible condena.
Los hijos ya no nos quieren, los nietos nos desprecian, no saben que con el tiempo andaran las mismas sendas.
Mientras los estan sirviendo los tratan con mucho esmero, hasta que los das la casa y todo el dinero.
Nadie nos puede tener, tienen la casa pequeña, pequeño es el corazon y marchita la conciencia.
Cuando algunos les preguntan ellos felices contestan, llenos de satisfascion estan en la residencia.
Es nuestra segunda casa, puesta por la providencia alli vivimos unidos con alegria y la pena esperando una visita de cariño que no llega.
Y si llega, llega tarde y el reloj parado queda, nos vamos al otro mundo todos llenitos ed pena.
Bautista Gallardo Pérez